“Los sueños por los que estoy muriendo son los mejores que tuve”

El vídeo más triste del mundo tiene más de 40 millones de reproducciones. ¿Por qué?

Creado en 2006 como Proyecto de Fin de Máster, el corto de animación Kiwi! se volvió inmediatamente un fenómeno en las redes. Su protagonista, un pequeño kiwi (como sabes, incapaz de volar) comienza a clavar misteriosamente una hilera de árboles a la ladera de la montaña.

No te queremos decir lo que pasa al final, así que recogeremos la definición que dio de él un crítico de ABC news: es tan bonito que duele.

Compártelo para que todos lo conozcan:

Discussion — Sin respuestas