“El que vale, vale y el que no, que se dedique a la enseñanza”. Nadie te hará ver por qué esto es el mayor insulto para un maestro.