El vértigo no es el miedo a caer: es la voz del vacío que nos tienta.

Siempre se ha comparado el amor con un salto al vacío. Eso sí, te garantizamos que JAMÁS se hizo con una belleza más sobrecogedora.

En esta pieza titulada “El gran salto” todos los elementos (la música, la cadencia de la acción y la fotografía) están a la máxima altura para ilustrar un símil tan viejo como el mundo: aquél que vincula la sensación de vértigo con la emoción del amor.

Al declararte con un beso o al asomarte a las alturas estás corriendo un riesgo para avanzar hacia un desenlace que es, a lo sumo, incierto.

Sí, es sólo un anuncio, pero merece mucho la pena. Compártelo si tú también lo piensas:

Discussion — Sin respuestas