Salir del armario: cuando ser honesto puede tener un precio muy caro

Este grupo de chicos y chicas nos cuentan sus experiencias al salir del armario. ¿Su conclusión? “Al final, merece la pena”.

Un genial retrato en primera persona los diferentes procesos de aceptación y las distintas maneras que hay de salir del armario. Aunque parece que las cosas van a mejor y que la intolerancia (al menos en España) está retrocediendo, el ámbito familiar es, con frecuencia, el más difícil de abordar en este sentido.

Compártelo con todos: quizá lo vea alguien que aún no se ha atrevido a dar el paso y necesita saber que “al final, merece la pena”.

Discussion — Sin respuestas