Las declaraciones de Charles Barkley sobre “el oscuro y sucio secreto de la comunidad negra” han puesto el dedo en la llaga.