¿Qué sentido tiene que nuestras vidas acaben siendo idénticas?

Nadie es tan original como piensa. No va a lograr serlo tanto como quiere. Pero te vamos a contar por qué eso está bien.

El gran claim publicitario es la apelación a la originalidad. Distínguete haciendo esto, comprando lo otro, visitando lo de más allá. Pero no es un invento de las agencias, sino que conecta con un impulso humano tan enraizado como comprensible: dejar una huella propia en el mundo haciendo algo distinto a los demás.

Este trabajo de Vemödalen titulado “El miedo a que todo haya sido hecho” es una auténtica joya. No te pierdas esta magnífica reflexión sobre la necesidad de diferenciarnos como una aspiración a la inmortalidad: una marca única, una identidad irreemplazable preservará nuestro recuerdo en los demás cuando ya no estemos.

Esperamos que ellas nos doten de una identidad única, pero una pregunta nos azota: “¿y si todo ya hubiera sido hecho?” Quizá, como decía el viejo lema, nihil novum sub solis (no hay nada nuevo bajo el sol). Ahí lo dejamos.

Compártelo con todos:

Discussion — Sin respuestas