Ahora sé que los hombres también sufren esta presión social

“Cada día tomo una ducha caliente, con la esperanza de no ver mi cuerpo reflejado en el espejo”

Jonathan ha conseguido volcar en frases brutales como ésta la culpabilidad que siente una persona obesa por su propia apariencia. Lo bueno es que, como él nos dice, hoy ha parado la guerra que mantiene con su propio cuerpo para decirse algo que nunca se ha dicho a sí mismo. Espera hasta el final para escucharlo.

Compártelo con todos:

Discussion — Sin respuestas